Inmunoterapia contra el cáncer

Últimamente, se han descubierto nuevos avances en el tratamiento de pacientes con cáncer, que han llevado al desarrollo de terapias biológicas que pueden ser una alternativa prometedora a las terapias convencionales contra el cáncer. La inmunoterapia fortalece el sistema inmunitario para identificar y combatir las células cancerosas.

Esto impide que las células cancerosas se desarrollen o estimula el sistema inmunitario para matar estas células cancerosas. En el tratamiento del cáncer, se usa quimioterapia, radioterapia, que actúa tanto en las células normales como en las cancerosas. Estos son los tratamientos más utilizados. Hoy existen muchos enfoques para la inmunoterapia contra el cáncer. Estos son: los bloqueadores de los puntos de control inmunitario, las vacunas contra el cáncer, los moduladores inmunitarios, los anticuerpos monoclonales y las inmunoterapias basadas en células han demostrado ser eficaces contra los pacientes con cáncer.

Los anticuerpos monoclonales son parte de la forma más común de quimioterapia contra el cáncer, ya que se pueden personalizar en el laboratorio. Tienen una especificidad antigénica única, lo que les permite unirse a epítopos específicos en las células cancerosas. Esto fortalece el sistema inmunitario e intenta detener las células cancerosas. Últimamente, los anticuerpos monoclonales han sido sometidos a estudios clínicos de fase 3.

Además de esta terapia con anticuerpos monoclonales, también se pueden administrar citocinas inmunomoduladoras. También se usan en el tratamiento del melanoma. Estas son hormonas producidas endógenamente por el cuerpo para aumentar la respuesta de las células T a las células cancerosas.

Practica de la inmunoterapia

Esta inmunoterapia se practica cada vez con más frecuencia y es muy exitosa. Las células T cancerosas se eliminan de la sangre y se modifican con el receptor de antígeno quimérico (CAR), y luego se vuelven a infundir en los pacientes, con el papel de cáncer metastásico. La segunda forma de inmunoterapia se basa en las células utilizadas. Se utiliza con los linfocitos infiltrantes de tumores (TIL), en los que la TIL se extrae quirúrgicamente del tejido tumoral y se aumenta en gran medida en el laboratorio al agregarle citocinas y volver a infundirla nuevamente al paciente.

Otro tratamiento contra el cáncer es el uso de inhibidores de la inmunidad, que actúan inhibiendo los receptores del punto de control en las células T que actúan como frenos en el sistema inmunitario, mediante los cuales median las respuestas antitumorales. Los inhibidores de anticuerpos más utilizados son: PD-1, PDL-1 y CTLA-4. Otra variante de la inmunoterapia contra el cáncer es el uso de vacunas. Desempeñan un papel en el fortalecimiento del sistema inmune, generando anticuerpos que pueden dirigirse a antígenos específicos de tumor.

Estas vacunas tienen en su composición péptidos, basados ​​en células dendríticas, en células tumorales y en base a células de ADN. Las vacunas más disponibles son aquellas contra el cáncer de cuello uterino y de hígado.

En conclusión, se están desarrollando y probando nuevas inmunoterapias para el cáncer y estrategias de prevención, que proporcionarán una terapia eficaz contra pacientes con cáncer recurrente o refractario.

Posted in Salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.